Notario

El notario en Marruecos

 

El notario es un oficial público, nombrado por Dahir Royal y quien recibió delegación de la autoridad del Estado para dar a los actos que redacte el carácter de autenticidad, sus actos son redactados en lengua francesa. El notario es fiador del buen desarrollo de toda transacción inmobiliaria, es pues un profesional cuya opinión es indispensable para tranquilizar una transacción. También tiene para misión de informar, en toda imparcialidad, los inversores sobre la camada(alcance) de los compromisos que toman(agarran).

 

 

 

Papel de consejo

 

El notario va a intervenir en todo el proceso de adquisición o de venta de un bien inmueble. Puede intervenir sólo si el bien inmueble es matriculado (en conformidad del dahir del 12 de agosto de 1913 relativo a la legislación aplicable a los edificios matriculados) o si es objeto de un requerimiento de matriculación. El notario debe proceder a una consulta cerca de la conservación territorial del lugar de situación del bien inmueble con el fin de determinar la situación territorial del bien adquirir. El bien debe ser libre de toda carga(gasto), ninguna hipoteca o embargo preventivo debe gravar el bien objeto de la transacción inmobiliaria. El notario debe no sólo informar sus clientes sobre las consecuencias de los compromisos que van a agarrar pero también a asegurar la regularidad formal del acto que va a redactar.

 

Redactor de actos

 

El notario debe redactar la escritura pública de venta y es en el momento de la firma del acto que el comprador debe cumplir derechos y tasas atados(vinculados) a la adquisición. El notario le preguntará, el día de la firma de la escritura de venta, una provisión quién debe cubrir la totalidad de sus gastos. Algunos meses después, el notario debe enviarle(dirigirle) un recapitulativo del conjunto de los gastos comprometidos(contratados) para la adquisición, habitualmente acompañando por un cheque que representa la diferencia entre el importe de la provisión y el del coste real de la operación. Una vez todas las formalidades efectuadas (formalidades de registro), el comprador se verá devolver por el notario un certificado de propiedad que atestiguará que es bien el nuevo propietario del bien vendido.

 

Fresco de notario

 

Lo que se llama comúnmente los gastos de notario esencialmente son unos impuestos recolectados por el notario por cuenta del estado y colectividades locales y varían con arreglo a la naturaleza jurídica del bien. Se descompone del modo siguiente:


- Los derechos de mudanza: tasa de publicidad territorial, el coste de los sellos fiscales, el IVA inmobiliario, los gastos (se trata de unas cantidades anticipadas por el notario para proporcionarse diferentes documentos: el extracto catastral, los estados hipotecarios, el certificado de urbanismo, la purga del derecho de tanteo, el salario del registrador de la propiedad).

- Los honorarios del notario: vienen para retribuir el papel de consejo y la redacción de los actos establecidos por el notario tales como: promesa de venta, compromiso de venta, escrituras públicas o todavía afectación(destinación) hipotecaria. Honorario notarios: el 1 % con mínimo de percepción de 2500 DH + T.V.A al 10 %. Tasa notarial: el 0,5 %.